Rss Feed

  1. Todos los niños tienen la ilusión de tener una profesión en el futuro. Unos dicen que quieren ser policías, otros que médicos, algunos quieren ser maestros y otros quieren ser bomberos. Pero no recuerdo ahora haberle oído a ningún niño decir “de mayor quiero ser escritor”. Es normal. Los escritores no tienen una profesión apasionante que seduzca los intereses de un niño.

    Sin embargo, tampoco recuerdo ahora que quería yo ser de mayor. Está claro que fuera lo que fuese no lo he conseguido. Por que soy de esos muchos que trabajan por obligación y no por devoción. Y es mi trabajo el que me permite relacionarme con mucha gente a mí alrededor. Gente a la escucho para luego impregnarme de sus vivencias e ir aprendiendo que la vida, por desgracia, no es un camino de rosas para nadie.

    |


  2. Aprenderás de Shakespeare

    27 diciembre 2011

    Llevo unos días con un par de folios en el bolsillo de la chaqueta, no se cuantas veces los habré leído ya, pero es mi intención "aprendérmelos" de memoria para no olvidarme nunca de estas palabras.
    No son mas que un puñado de versos de William Shakespeare que hablan sobre lo que aprenderemos en la vida.

    Muchos de vosotros ya los habréis leído, a los que no, les recomiendo leerlos profundamente. Estoy seguro que no dejará indiferente a nadie. O al menos eso es lo que espero.

    APRENDERÁS...

    |


  3. Quiero rememorar con esta entrada una noche mágica, una noche distinta. Una noche vivida el 12 de Agosto de 2005 y que quiero volver a recordar de nuevo con todos vosotros.

    Eran exactamente las 21:03 horas de un caluroso viernes de agosto, cuando mi hijo mayor y yo nos dirigimos hasta el Foro Iberoamericano de La Rábida, que dista unos 20 Km. de nuestra casa. El calor sofocante se iba disipando al caer el sol y dejaba entrever la luna que nos acompañaría en los primeros compases del concierto.

    |


  4. Había una vez un circo

    28 septiembre 2011

    El pasado sábado (24 de Septiembre) tuve la gran suerte de conocer a Rody Aragón. Rody, para aquellos que no lo sepais, es hijo del famoso payaso Fofó; si, el Fofó de Gaby, Fofó, Miliki y Fofito. Quizás muchos de vosotros de nos acordéis de ellos, por que para recordarlos tendréis que estar por encima de los 30 e incluso de los 40 como es mi caso.

    Como digo, conocí a Rody, pero no fue un simple contacto de saludar y punto, sino que pude conversar durante largo rato con él y con su esposa. Sin duda, son gente encantadora, educada, sencilla y sobre todo, capaces de transmitir “calor humano”. E incluso pudo hacerme una foto con él.
      

    |



  5. Cada vez que paso por este lugar siento que un extraño escalofrío recorre mi cuerpo y sacude mis recuerdos. Pensar en el lúgubre club que casi a diario visitaba no hace sino agitar mis pensamientos y volver a recordar aquellos días en que visitaba asiduamente aquel tugurio escondido en la calle que todo el mundo conoce y en la que nadie ha estado jamás.

    El “Club La Palmera” me dio la oportunidad de darme a conocer como artista, o el triste intento de lo que pudo ser y no fue. Mi banda y yo nos plantamos allí la primera noche a interpretar suaves temas para acompañar el denso humo que reinaba en el interior de la sala. El ambiente estaba tan cargado en ocasiones que desde la plataforma donde interpretábamos los temas era difícil de alcanzar con la vista la barra donde las chicas abordaban a los hombres.

    |


  6. Mi madre y el cáncer

    25 julio 2011

    Como muchos sabéis, yo no suelo contar cosas de mi vida cotidiana, primero por que suelo ser muy reservado para mis cosas y segundo por que pienso que tampoco es que mi vida personal sea muy interesante que digamos.

    Sin embargo hoy, y sin que sea un precedente, voy a romper ese hielo y contaros una larga historia, aviso lo de larga, por que esta entrada es muy extensa.

    Hace 21 años a mi madre le detectaron un bulto en el pecho derecho. Un bulto que no tenía muy buen aspecto y que le tuvieron que quitar con una sencilla intervención que no necesito ni de ingreso siquiera.
    Durante los 19 años siguientes, preguntábamos a mi madre que como iban las revisiones anuales y ella siempre nos decía que muy bien, que no había nada, que estuviéramos tranquilos que no había nada raro. Pero en abril del pasado año le confesó a mi mujer que tenía un bulto muy grande bajo la axila que le dolía muchísimo. Mi mujer le aconsejó que fuera inmediatamente al médico y no me contaron nada. Tal que fue al médico y le pegó la gran bronca por haberse dejado estar tantos años. De urgencias le hicieron una radiografía y una mamografía que confirmaron la peor de las sospechas, mi madre tenía cáncer, un cáncer de mama, pero muy extendido.

    |


  7. Genovevo

    29 junio 2011

          Si por un momento pudiera regresar al pasado de seguro elegiría aquel tórrido verano en el que montaron el taller mecánico en el barrio. Era todo un acontecimiento que nos llenaba de alegría, por que frente al taller, en el inmenso terraplén, poco a poco iban llegando coches para el desguace. Coches de esos que usaban para reciclar las piezas y que de mientas nosotros usamos como fingidos coches. La ilusión de todo niño es tener un coche, nosotros no íbamos a ser menos.


          Cuando yo era niño, no había dibujos animados durante todo el día, ni había consolas de juegos ni ordenadores para navegar por Internet y chatear, tampoco pertenecíamos a una clase pudiente ninguno de nosotros, así que los juguetes tan sólo los disfrutábamos el mágico día en que los Reyes Magos venían a visitar nuestras casas a dejarnos los juguetes nuevos. Juguetes que, claro está, no aguantaban el trote hasta el verano. Así que o nos inventábamos la manera de hacer mas corto los días o el verano se tornaba eterno. De ahí que el taller se nos ofrecía como un inesperado regalo donde poder pasar las largas horas del verano entretenidos y presumiendo de tener coche.
    |


  8. Soledad

    23 junio 2011

    Circunstancia de estar solo o sin compañía. Sentimiento de tristeza o melancolía que se tiene por la falta o ausencia de una persona. Lugar solitario, inhabitado o poco frecuentado.


    Esta es la definición de la palabra soledad, sin embargo, no voy a hablaros de esta soledad sino de Soledad, mi vecina y amiga Soledad, más conocida entre la gente del barrio que me vio crecer como “La Sole”.

    La Sole era de esas niñas que desde muy pequeña ya apuntaba maneras de artista, para todo tenía un arte especial, bailaba y cantaba desde muy pequeña y lo hacía realmente bien. El vago recuerdo que me llega desde mi infancia es verla subida a una de la cajas de cerveza del bar de mi abuelo a modo de improvisado escenario y mientras ella cantaba nosotros esperábamos pacientemente el final de la actuación para aplaudir y salir corriendo a jugar a otra cosa. Su mundo era muy distinto al nuestro.

    Creció en un mundo de hombres. Nunca usaba faldas ni ropa femenina, su madre siempre la vestía como a un niño y la animaba a salir a jugar con nosotros. Eramos una pandilla de seis niños y una niña que crecimos al calor del brasero mirando absortos la televisión en blanco y negro. Jugamos a todo lo que se podía jugar en aquel tiempo, policías y ladrones donde “la Sole” hacía de bella dama que debía ser rescatada de la garra de los malos. Indios y vaqueros, donde ella era la chica que los indios se llevaban tras asaltar la diligencia de los rostros pálidos para cortar su cabellera. O a las “casitas”, donde ella era nuestra mamá, o a las clases donde era la “Seño Sole”.

    |


  9. Hola amigos, hola desconocidos, hola a todos y bienvenidos.

    Después de soportar la presión de mis amigos y compañeros de trabajo durante años para que deje constancia escrita de las cosas que hago, de las cosas que digo... Y después de andar rondando hace unos meses la idea por mi cabeza, me lanzo hoy a empezar este pequeño blog.



    Un blog al que podíamos definir como el "blog de los apuntes perdidos", por que aprovecharé vuestra paciencia para alternar vivencias actuales con relatos del pasado que tengo por aquí desperdigados a la espera de un momento mágico que los desempolve y los haga públicos.

    Aquellos que me conocen se alegrarán de que me anime a escribir asiduamente aquí. Desde luego, no soy muy dado a las palabras, de hecho suelo ser muy reservado; pero con la escritura me transformo y soy capaz de dar rienda suelta a todo aquello que pienso y los que han tenido la oportunidad de soportar algunos de mis relatos son los que ahora me animan a escribir estas líneas de presentación para todos vosotros. Falta terminar de definar la barra lateral, falta depurar el diseño del blog, faltan muchas cosas, pero lo principal que es poner el motor en marcha ya está hecho.

    Quizás haya momentos en los que llegue a aburrir, quizás haya momentos en que logré emocionaros, quizás haya algunos momentos que os deje pensativos; si lo consigo, el trabajo lo daré por bueno. Porque no tenemos que medir la vida por aquellos momentos en los que respiramos, sino por esos pequeños instantes que nos dejan sin respiración.

    Aprovechando además que hoy es 23 de Junio y que me toca cumplir con el calendario otro año más os dejo a continuación con la primera entrada de mi blog. Soledad. Soledad es un relato de la infancia, de un particular amigo que tuvimos mis vecinos y yo. Soledad refleja una perseverancia obsesiva para llegar a conseguir los objetivos propuestos desde la mas tierna infancia. Espero que os guste.

    Damas y Caballeros, con todo ustedes, en la pista central Concierto Secreto, un blog Con Cierto Secreto.
    |


Con la tecnología de Blogger.