Rss Feed

  1. Cada vez que paso por este lugar siento que un extraño escalofrío recorre mi cuerpo y sacude mis recuerdos. Pensar en el lúgubre club que casi a diario visitaba no hace sino agitar mis pensamientos y volver a recordar aquellos días en que visitaba asiduamente aquel tugurio escondido en la calle que todo el mundo conoce y en la que nadie ha estado jamás.

    El “Club La Palmera” me dio la oportunidad de darme a conocer como artista, o el triste intento de lo que pudo ser y no fue. Mi banda y yo nos plantamos allí la primera noche a interpretar suaves temas para acompañar el denso humo que reinaba en el interior de la sala. El ambiente estaba tan cargado en ocasiones que desde la plataforma donde interpretábamos los temas era difícil de alcanzar con la vista la barra donde las chicas abordaban a los hombres.

    |


Con la tecnología de Blogger.